Inicio » Blog » Cultura » AGENDA CULTURAL y EVENTOS MARZO, ABRIL Y MAYO 2022.

AGENDA CULTURAL y EVENTOS MARZO, ABRIL Y MAYO 2022.

Pasaron los Carnavales y el cierre, en la localidad de Tornquist, dejó el sabor amargo de una contradictoria intervención del Intendente Bordoni al impedir la presentación de la Murga Permiso Precario que el mismo Municipio había contratado. Estupor, desazón y preocupación, que luego se expresó en solidaridad, de los actores culturales del distrito y otros sectores de la sociedad con los artistas discriminados.

Gracias por visitar nuestra AGENDA CULTURAL (https://labordona.com.ar/agenda-cultural-2022/)en la que compartimos todas las propuestas de espectáculos, eventos, arte y música que podes disfrutar en nuestra Comarca y la región.

Viví las Sierras, viví la Comarca, tu lugar!! 14 Municipios UN DESTINO!!

De las propuestas para los meses de marzo y abril del 2022 destacamos el Proyecto expositivo de la obra de Carlos Giusti a realizarse con la curaduría de Ana Vidal en el salón del Centro Cultural de Sierra de la Ventana.

HASTA EL HUESO. Carlos Giusti.

La inauguración es el sábado 5 de Marzo a las 19 hs. Con la gestión y coordinación de María del Mar Celeste Perella y Juan Bruto.

El proyecto propone activaciones en el marco de la muestra, en distintas etapas de su desarrollo con charlas, conversatorios, performances, música en vivo, taller de escritura, lecturas y creación de obra.

Nos comparte este texto Ana Vidal para acercarnos a la obra de este artista:

“Las imágenes que vemos en esta exposición componen una serie que el azar recopiló poniendo en juego los condicionantes impuestos por la pandemia, las mudanzas y las eternas dificultades en el traslado de obras de gran porte, en el marco de una producción que, como la de Carlos Giusti, es muy vasta y circula constantemente por diversos espacios de exposición en distintos puntos del país.

Sin haber sido concebidas como parte de una misma enunciación se destaca en estas obras una búsqueda constante que se trasluce en una serie de persistencias iconográficas y formales, que pueden identificarse en el resto de la producción del artista.

Varios de estos puntos recurrentes aparecen condensados en la pequeña imagen que es parte de esta exposición, en la que se ve un Cristo muerto rodeado de perros que alternativamente husmean o descansan indiferentes a su lado. Aparece ahí el omnipresente tema de la tortura y la muerte expuestos, presentados como sacrificio; el tópico de quien muere por y para el resto del cuerpo social. Torturadxs y heridxs de muerte, niñxs encerradxs y hambrientxs, mujeres sometidas a la trata: crímenes en los que la sociedad toda es cómplice.

En la obra puede verse otro eje permanente de la muestra: la mirada, evidente o latente. Hay en las obras constantes actos de mirar: ante todo, ser mirado o mirada por las obras; pero también cuerpos sufrientes que son exhibidos a nuestros ojos u observados por otros personajes que aparecen en la escena, humanos o animales.

En todos los trabajos se hace evidente una trama política, expuesta por la desmesurada necesidad del artista de mostrar o hacer visible lo que nadie quiere ver ni mucho menos discutir: el hambre, la desigualdad, la tortura, la violencia. En unos pocos casos, lo político se convierte en referencia explícita y se encarna en temáticas como como el Golpe de Estado en Bolivia (2019), o se plasma en figuras históricas como Diego Maradona, representado, no casualmente en tanto adherente y defensor de la causa cubana.

La trama de sentidos elaborada a partir de las obras resuena claramente en la expresión “hasta el hueso”, que alude a lo que por disposición orgánica y vital no se ve, pero está, sostiene, contiene y en pocos momentos (el daño extremo, la muerte) se hace visible. La metáfora vale también para pensar en los procedimientos de estas obras, en cómo están hechas y de qué manera nos convocan: por sus ojos -tan reales-que van directamente a los nuestros; sus dientes y mordeduras; las heridas o incluso el cadáver en exhibición; sus rojos intensos; los cuerpos de gran naturalismo y sus recortes de primer plano. Estas imágenes dañan. Son ásperas, como una roca con la que tropezamos por azar en la montaña, cuya superficie abrasiva se adhiere a la piel y la agrede como una mordedura. Invisible entre tantas y, por azar, vista, palpada, sentida.

Lo que cobra visibilidad en las obras es, es, sin más, la historia: sus maneras de condicionar y forzar – muchas veces, ocultando las tramas- los destinos de lxs vivxs.

Y Carlos viene también, de esos fondos de la historia. Nació en Bahía Blanca en 1953 donde inició, casi adolescente, su trayectoria artística. Siendo niño se inclinó al dibujo como forma de conocimiento, como análisis detallado, casi fotográfico, de la realidad. Siendo parte de la generación de jóvenes que se acercó al compromiso y la militancia en los setenta, conoció el Terrorismo de Estado y sus imágenes han sido, posteriormente, testimonio de la represión. El peso de tantas muertes y desapariciones lo llevó en los años ochenta a radicarse en Buenos Aires, tramitando un exilio interior que lo alejó también del arte. Recién con posterioridad al 2001 la constante búsqueda interior, el deseo, y acaso también el dolor que generaba el contexto de debacle social y económica e impunidad de los años noventa produjo en él un profundo viraje que lo situó definitivamente en el hacer artístico y le permitió dar inicio a una segunda etapa en la que desarrolló una profusa e inagotable producción que ha recibido importantes reconocimientos. A ello se sumó el trabajo como tallerista en diferentes espacios educativos como centros culturales, universidades y sindicatos, y una inquieta acción como muralista.

La labor artística de Giusti tuvo un importante despliegue la región de las Sierras de la Ventana, que, desde la infancia, formó parte de sus espacios recorridos y vividos. Entre 2001 y 2016 dictó diversos talleres en las localidades de la comarca en tanto que el Hogar Agrícola “Santa Inés” tuvo en exposición permanente varias de sus obras. Asimismo, entre 2015 y 2017 realizó en Saldungaray la serie de pinturas murales “Homenaje a Salamone”, con apoyo municipal.

Hay otro mural, también ubicado en Saldungaray, que, como la pequeña imagen del Cristo de la presente exposición, condensa perfectamente el trabajo de Carlos: el de lxs niñxs que, en la entrada de la Iglesia central del pueblo, nos interpelan con su mirada delante del célebre portal del cementerio. Su presencia hace evidente ante quienes, muchas veces, pasan delante de ellxs ignorando su dolor.

Ana Vidal, Sierra de la Ventana, marzo de 2022.

Desde La Bordona los invitamos especialmente a participar de esta muestra, disfrutar el resto de las propuestas artísticas y culturales de nuestra región y le agradecemos su colaboración al difundir la AGENDA CULTURAL de La Bordona.

Nota redactada por Jorge Canolik para La Bordona – AGENDA CULTURAL